Open/Close Menu
MPM Photography
info@mpm.photography
Consúltenos

Tras varios años de asociacionismo y salidas en grupo con otros fotógrafos, sigue sorprendiéndome la capacidad del ser humano para sucumbir a la llamada de la jauría. Todos nos conocemos y respetamos pero en cuanto aparece un motivo a fotografiar, parece que la vida nos va en ello.

Los organizadores intentan en vano mantener un orden, unas normas, y normalmente sucumben en el intento.

Como si esta fuera nuestra última foto, nos cruzamos frente el objetivo de otros, una vez encontramos un buen encuadre, no lo abandonamos ante nadie. Estas grandes concentraciones sirven para obtener …. alguna que otra foto pero sobre todo para tener fotos con otros compañeros dentro del encuadre y la sensación que fulanito ha cogido un buen sitio. Atrás quedo la idea de que haz tu foto, y deja el sitio a otros. De vigilar que no te cruces y entres en el campo de otro fotógrafo.

Creo que tenemos la concepción de la competitividad en el trabajo. Tengo que obtener la mejor foto para mantener mi trabajo. En lugar de colaborar con todos, luchamos contra todos y estoy seguro que todos obtenemos peores resultados.

Tal vez es por ello que cada vez tengo menos interés en fotografiar en sesiones multitudinarias y grandes eventos. Por interesantes que se planteen prefiero ir a charlar con la gente y no hacer casi fotos. Creo que hemos de aprender, o mejor, re aprender las nociones de respeto. Si para hacer una foto he de fastidiar a otro no vale la pena. Posibilidades de hacer buenas fotos hay a millares. Solo necesitamos buscarlas y disfrutar con ellas.

Copyright © Manuel Peiro Mir 2013